Print

lunes, 30 de octubre de 2017

La calenda: restaurante italiano a un paso de Oviedo

Comida casera, sitio entrañable y gastronomía italiana. 


Comedor La Calenda

Nos habían hablado de este restaurante hace unos meses, un sitio de comida casera regentada por un matrimonio italiano y productos de temporada.

Llegar a La Calenda no fue sencillo, estuvimos un rato largo en el coche por esas carreteras llenas de curvas y paisajes verdes, de esos en los que es difícil encontrar más de dos casas juntas...paseo largo, pero bonito.

Cuando por fin llegamos, entramos en una casa. No tuve la sensación de llegar a un restaurante, era una casita de dos plantas al lado de un hórreo (que para los que somos de la capital esto suma puntos) y con toda la calma y la paz del mundo. 

Al entrar, nos acompañaron a la planta de arriba que es donde está situado el comedor, un salón con pocas mesas, muchas vistas y muy tranquilo: la experiencia prometía :)

La carta no era muy extensa: platos sencillos donde no todo es pasta, pizzas y risottos, en La Calenda hay sitio también para la caza y, en ocasiones, la gastronomía italiana y española conviven en una misma carta.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Albóndigas de calabaza y quesos italianos - Polpette di zucca e formaggio

Bolitas de calabaza y queso... riquísimas!


Es tiempo de calabazas, de eso no cabe duda! Tanto, que es difícil no encontrarse con varias recetas al día hechas con este vegetal. Y es que su sabor dulce combina tan bien con dulce como con salado, a mí me encantan!

A esta receta llegué de casualidad, la encontré buscando hacer un dulce con calabaza, y cuando vi estas bolitas me parecieron irresistibles.

Me parece una receta original, fácil y muy muy rica, cuando veáis los ingredientes no os va a quedar ninguna duda

Es una receta basada en la publicada por Giallo Zafferano, os cuento como las hice yo, espero que os gusten!  :)

viernes, 30 de junio de 2017

Lasaña de pesto y ricota - Lasagne al pesto e ricotta

... o como improvisé una cena top una tarde cualquiera de verano!


Hace unas semanas improvisé una cena con algunas compañeras de la oficina, nosotros somos muy de hacer cosas en casa y tirando de un poco de queso, un poco de aquí, alguna sobra de allá, y congelador, conseguimos hacer un pica pica resultón.
...no os fijéis en la foto del plato pequeño, no le hace justicia, se me deshizo al cortarlo muy caliente y ya no hubo forma de recolocar las planchitas de pasta!!!
Y así empezó el cuento, abrí el congelador y como un par de semanas antes me había vuelto loca haciendo pesto, tenía unos 8 tarros diferentes esperando a ser usados (a día de hoy me queda uno, y de los pequeños!), en ese momento se me encendió la bombilla: hago una bechamel de pesto y así hago la receta  de lasaña que quiero probar desde hace tanto tiempo.

Para no liarme mucho la manta a la cabeza me fuí a comprar un paquete de lasaña para cocer (en lugar de hacerla) y un par de tarrinas de queso ricota, solo os diré que el resultado fue espectacular!